lunes, 8 de junio de 2015

Valentía o Locura

Hoy un amigo me pide que le diga qué es para mi la valentía y qué la locura y donde está la diferencia. Pues bien, aquí está mi opinión, nada más que eso, una opinión:

Así del tirón (sabiendo que la ignorancia es muy atrevida) te digo que la diferencia, para mí, está en que en la valentía eres consciente de lo que quieres y tienes una meta u objetivo claro; en cambio la locura te dejas llevar por la situación o el momento.


Si miro un poquito del RAE:

Valentía. (De valiente). Esfuerzo, aliento, vigor. Hecho o hazaña heroica ejecutada con valor. Expresión arrogante o jactancia de las acciones de valor y esfuerzo. Gallardía, arrojo feliz en la manera de concebir o ejecutar una obra literaria o artística, o alguna de sus partes. Acción material o inmaterial esforzada y vigorosa que parece exceder a las fuerzas naturales.

Locura. (De loco). Privación del juicio o del uso de la razón. Acción inconsiderada o gran desacierto. Acción que, por su carácter anómalo, causa sorpresa. Exaltación del ánimo o de los ánimos, producida por algún afecto u otro incentivo.

Como ya sabes, que me apasiona hablar de VALORES, y dar Valor a los Valores, hacemos honor hoy al valor de la Valentía.

¿Te parece bien?

Los valores están sujetos por las creencias que cada uno tiene, de ahí que te haya dicho antes lo que significa para mí la valentía. Ahora bien, y sigo diciendo lo mismo, bajo mi punto de vista, creo que utilizar cada término en función de tus intereses puede llevarte a equívocos que en muchos casos te pueden causar dolor.

Puedes llamar las cosas como quieras, pero si eres valiente, la valentía implica ser consciente del riesgo, ya sea físico, psicológico o moral. Sin esa sensación de peligro, riesgo o vulnerabilidad, no hay valor en un acto. El valor implica el dominio del miedo, y no el hecho de no tener miedo. Hay que distinguir el valor de la temeridad, o como a ti te gusta llamarlo, Locura.
La verdadera valentía implica reconocer los riesgos, sopesarlos y actuar con inteligencia y con prudencia, sabiendo lo que se hace y el peligro que conlleva, y no de manera inconsciente o impulsiva, ni para demostrar algo a los demás.
Según Tomás de Aquino "el mayor acto de valor era la capacidad para soportar el sufrimiento durante un largo periodo de tiempo y seguir adelante a pesar de todo".

Valentía, es aquel sentimiento en nuestro interior de saber que si un día fallamos, esta vez lo haremos bien, esta vez lo haremos mejor porque hemos aprendido. Por ejemplo, si te caes al montar tu caballo decides volver a montarlo para así hacer desaparecer tu miedo.

Entiendo que si lo que quieres es llamar Locura es a actuaciones tuyas que conllevan salirte fuera de lo ordinario en tu entorno, ya te digo que eso no es locura. Existen paradigmas que no son otra cosa que la famosa “norma”, lo aceptado como “normal, y cualquier actitud o idea que se salga de sus límites se considera incorrecta o, dependiendo del caso, una auténtica locura. 

Quienes incurren en dichos comportamientos reprobables suelen ser quienes son capaces de dejarlo todo por sus creaciones, por buscar su sitio en el mundo, sin importarles el qué dirán, sin hacer caso a las absurdas imposiciones ni a los ataques por parte de quienes no los comprenden (suelen encajar aquí bastantes artistas) 

¿Es a esto a lo que tu quieres llamar Locura?


Por otra parte, la expresión “con locura” es una locución adverbial que generalmente se utiliza para potenciar un sentimiento o deseo: 

“Te amo con locura”

“Deseo con locura que ese trabajo sea mío”

En este caso, se usa la idea de locura para indicar que se trata de una necesidad muy profunda, una sensación tan poderosa que ciega al sujeto, lo priva de su sentido común y lo impulsa a hacer cualquier cosa con tal de no perderla.

Por último, la frase “de locura” se refiere a los acontecimientos que son extraordinarios o que se consideran fuera de lo común. Puede utilizarse en varios contextos, como ser la narración de un encuentro entre amigos con un final desenfrenado y emocionante, o bien de una época muy feliz de la vida de una persona, en la que todo parecía funcionar como esperaba, como si se hubiera tratado de un sueño.

Puede decirse que la valentía es un virtud del ser humano para llevar adelante una iniciativa a pesar de las dificultades y los impedimentos. Estas trabas generan miedos que son superados gracias a la valentía y el coraje. Lo contrario a la valentía es la cobardía.-


En 
“El sastrecillo valiente” (Los hermanos Grimm), este cuento que gira en torno a un pequeño sastrecillo que, gracias a su valentía y a su inteligencia, consigue todo lo que se propone en la vida. De esta manera es como logrará una suculenta recompensa, un reino y también casarse con una princesa.


¿Valentía o Locura?




Isabel Misas Gonzalez

Coach Personal&Equipos&Valores

martes, 21 de abril de 2015

Dsfrutemos Del Juego de la Vida

En este último recorrido de mi vida observo como las personas famosas, que han alcanzado gloria y riqueza, que “supuestamente” han alcanzado su meta, se sienten insatisfechas y vacías. Quizá su error haya sido concentrarse únicamente en esa meta, hasta convertirla en una obsesión. La gloria, la riqueza y el poder en si mismo son conceptos vacíos de cualquier estimulo que ayude a ser feliz.

Una vez alcanzado el objetivo, muchas personas se quedan ahí. Les falta la fuerza para partir hacia la búsqueda de otros horizontes, seguramente porque se han concentrado únicamente en la “Copa o el Oscar” sin pararse a pensar lo que hay detrás de la victoria. Puede ser que ni siquiera querían participar en ese juego y no se dieron cuenta (no tomaron conciencia de ese acto) y además ni siquiera les gustó el juego a pesar del triunfo.



A vista de pájaro, muchas metas que parecían de importancia se vuelven  irrelevantes, pues desde arriba se divisan otras metas. Y desde esa perspectiva nos vemos impulsando a seguir jugando, porque comprendemos que ninguna meta es la última y definitiva.

                        EL JUEGO SE TORNA INFINITO.

Por lo tanto lo importante no es avanzar a la primera línea de llegada, sino el hecho de avanzar, de progresar continuamente, de estar siempre en movimiento.

                        ACCIÓN “VERSUS” COACHING

Os he de confesar que el verdadero sentido y significado de mis acciones los descubro en la distancia:

            ¿Qué juego realmente me importa?

            ¿Por qué elijo un juego en lugar de otro?

Desde mi propia experiencia os puedo expresar que el juego que elijo jugar no siempre viene siempre acompañado con el éxito.

Por todo ello me esfuerzo en encajar mis fracasos, no viéndolos como tales sino como oportunidades de aprendizaje. Así crezco con cada error, alivio mis tensiones y mis obsesiones y recupero la alegría y la paz.

He decidido jugar a mi propio juego infinito…..a la vida, degustando cada ratito y recuperándome cuando el sabor es amargo.



Demos siempre importancia a nuestras metas posteriores, a las que siguen a éstas, para mantener siempre la distancia y la perspectiva que me permiten ver mejor y, sobre todo para no perder el placer que hallo en  cada una de mis acciones

SIEMPRE EN MOVIMIENTO, CADA META ALCANZADA ES UN PASO MÁS PARA ALCANZAR LAS SIGUIENTES.


Ana Blasco

Coach de Género&Personal

lunes, 13 de abril de 2015

El Valor de la Coherencia

Dado que me apasionan tanto los valores, y desde que descubrí que toda mi vida está basada en ellos, la Certificación de Coaching en Valores me ayudo a todo esto, cada día estudio, me informo, y pongo en práctica todo lo relacionado con los valores, y cada semana trato de honrar uno. Esta semana se trata del valor de la Coherencia.

Es muy importante para mí, comenzar por saber que significa según el diccionario cada palabra, para después relacionarla con el significado que tiene para mí, que no está sustentado en otra cosa que no sean mis propias vivencias. Al fin y al cabo, por eso le damos valor a los valores, porque están sujetos en nuestras creencias.

Si buscamos en el diccionario el significado de coherencia dice:

coherencia.
(Del lat. cohaerentĭa).
1. f. Conexión, relación o unión de unas cosas con otras.
2.f. Actitud lógica y consecuente con una posición anterior. Lo hago por coherencia con mis principios.

Para mi la coherencia, es que lo que piensas, dices y haces van unidos, de la mano y en la misma dirección, es decir, están alineados. No pueden ser contrarios. En este caso es una incoherencia total.

No se si está en la misma línea con el significado que tu le das a este valor, en cualquier caso, para mí es el que tiene. Y digo esto, en este momento dado, porque para mí es un Valor que hasta el día de ayer no me había causado mucho malestar.

Me explico, no formaba parte de uno de mis valores fundamentales, lo creía totalmente integrado en mí, y anoche en una conversación con mi marido, tuve una toma de conciencia brutal, tanto que me ha tenido toda la noche rumiando muchos de mis malestares y de mis satisfacciones también.



Descubrir hace ya un tiempo, que si tus pensamientos (al fin y al cabo son el inicio de todo), tus palabras, y tus acciones están alineadas, tus resultados y emociones serán lo que tu deseas, fue toda una revolución. Al mismo tiempo fue una enorme responsabilidad que con sumo gusto asumí y que cada vez practico más y más. Al final yo soy la única responsable de todo lo que ocurre en mi vida, para bien y para mal.

El caso es que ayer fue un día cargado de emociones intensas, y puse toda mi atención, durante todo el día, a cada una de ellas. Esto me hace sentir bien, pues llegado este punto de mi vida, he alcanzado la serenidad que quería.

¿Por qué la toma de conciencia brutal? Pues porque ser mamá, trabajadora y jugar a ser empresaria y no morir en el intento, es cuestión de poner los valores en orden.

Anoche discutimos mi hija y yo, y lo hicimos pues por las cosas que venimos discutiendo las mamás y las hijas: poner las cosas en orden, hacer tareas que nos gustan menos, jugar,..... Hasta aquí todo normal. Lo que le hizo a mi marido tener una conversación conmigo fue lo mal que me sentí cuando mi hija se fue a la cama, y como al sentir remordimiento, estaba dispuesta a cambiar mi actitud (pensé de diferente manera, con lo que lo que quería hacer era diferente a lo que acaba de decir y hacer). ¿No tengo derecho a cambiar de opinión? Sí, pero con coherencia.

Convertirme en mamá ha sido, sin duda, lo mejor que me ha pasado en la vida. Criar a mi hija, la mejor experiencia y también la mayor responsabilidad.

Observar como actúan tus hijos es, para mí, la mejor manera de observar como actúas tu, porque son capaces de imitarte a la perfección. Es su manera de aprender. ¿Qué pasa cuando lo que ves en ellos no es de tu gusto y tratas de cambiarlo para que mejoren? Que debes comenzar por ti, por observar como actúas tu para comenzar el cambio en ti y así poderlo hacer con ellos, ¿básico no?

Hay comenzó nuestra batería de preguntas: ¿por qué actúa así, que hace que siempre repita el mismo comportamiento, el mismo juego,.. Qué hacemos nosotros, como lo interpreta ella, que ve en nosotros para que ella actúa de esta manera, ...?

No se trata de hacer juicios, para nada, se trata de observar con calma todo, para hacer las mejoras que queremos y seguir creciendo como personas y familia.



Los valores se transmiten con el ejemplo, y la coherencia no es un valor diferente. Si las mamás y papás son coherentes con lo que dicen y hacen, en cualquier faceta, sean con los amigos, con la familia, en el trabajo y como no, en casa, nuestros pequeños lo entenderán así. En cambio, cuando existen contradicciones entre lo que decimos y hacemos comenzamos a crear la confusión y comienzan las dificultades.

Leí que: “En la educación de los niños, el valor de la coherencia se entiende como una característica de la autenticidad en la vida. La coherencia es lo que da sentido a la fidelidad, a la honestidad, a la sinceridad y a otros tantos valores que van relacionados”.


Es decir, si somos las responsables de la educación de nuestras/os hijas/os, en mi caso primordial una Educación en Valores, y para que la coherencia forme parte de nuestra vida (vuelvo a repetir, somos los responsables de la nuestra, y todo empieza por el pensamiento), transmitirla para que forme parte de la vida de mi hija es todo un reto, que conlleva un esfuerzo, que estoy dispuesta a sumir, para enseñar a mi hija la coherencia.

Como ya he dicho, ayer fue un día cargado de emociones. He contado el valor de la coherencia en mí, relacionado con mi familia. La otra gran parte que soy además de mamá, es, como acabo de decir trabajadora. Y aquí es donde, este valor cobra valor, en la empresa y en la relación entre los compañeros de trabajo, socios, o nuestros propios empleados.

Los valores de la empresa deberían, verse, oírse e incluso respirarse al entrar en ella y que todo lo que se hiciera fuera coherente con los mismos. Si la empresa no trabaja para que los valores sean una realidad, si los empleados los conocen, o no los comparten, seguramente nos encontremos con comportamientos incongruentes. Y todo lo contrario. Gran parte del éxito y fracaso de la empresa depende de esto.
Desde aquí mi agradecimiento a mi amiga y compañera Ana C, por el aprendizaje de ayer en relación a la coherencia.

Hoy quiero compartir contigo un cuento sobre la coherencia.

"Estaba un campesino sentado junto a un arroyo y vio cómo un alacrán se estaba ahogando, decidió sacarlo del agua, pero cuando lo hizo, el alacrán lo picó. Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó, y el animal cayó al agua y de nuevo estaba ahogándose.
El maestro intentó sacarlo otra vez, y otra vez el alacrán lo picó. Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo:
Perdone, pero usted es terco! ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo del agua lo picará?”.
El maestro respondió: “La naturaleza del alacrán es picar, y eso no va a cambiar la mía, que es ayudar”. Y entonces, ayudándose de una hoja, el maestro sacó al animalito del agua y le salvó la vida.
No cambies tu naturaleza si alguien te hace daño, sólo toma precauciones. Algunos persiguen la felicidad, otros la crean. Tenlo presente siempre".

¿Qué te ha sugiere a ti este cuento sobre la coherencia?

Gracias por compartirlo con nosotros.


Isabel Misas Gónzalez

Coach&Trainer Empresarial y Personal





lunes, 6 de abril de 2015

¿Y Ahora qué?

Definitivamente puedo afirmar que esta pasada Semana de Pasión ha sido para mi una semana muy diferente a otras vividas con anterioridad. Una semana cargada de conversaciones, emociones y sentimientos que, en muchas ocasiones, han logrado ponerme lo que aquí llamamos " la piel de gallina"...

Muchas personas que me conocen,pueden estar pensando que he tenido que vivir momentos muy especiales en los desfiles procesionales para sentirme de esta manera. Es verdad, los he vivido y he podido disfrutarlos. Esos momentos ya han quedado grabados en mi retina y almacenados en un lugar muy especial de mi mente... pero hoy no quiero hablar de esos momentos y si de esos otros que he observado como hay personas que utilizan la manipulación emocional con el único fin de hacer a otra persona sentirse culpable.

¿Por qué alguien puede estar interesada/o en utilizar estas "artimañas" emocionales?

Por algo tan sencillo y complaciente para algunas de esas personas que las utilizan a diario en su vida personal, familiar o profesional... les encantan sentirse líderes sobre alguien, les gusta contemplar el dolor en quien cede a sus presiones y por último les encanta la sumisión de la otra persona.

Hace unos días escribía una primera reflexión sobre este mismo tema en mi muro personal de Facebook. En dicha reflexión decía lo siguiente:

" Una acción nunca puede excluir el pensamiento de quien lo realiza. Existen personas que no aceptan que lo que hacen no altera su intención y que eso es el verdadero contenido de su actitud. Hastiado de actos emocionales llenos de violencia".

Esta pasada semana he sido testigo de actos emocionales llenos de violencia, desde la actitud de una persona y desde el uso que ha hecho de la palabra para dirigirse hacia personas que forman parte de su entorno más cercano.

Ciertas personas que forman parte de esta sociedad actual, no son concientes o no desean serlo, de que la convivencia en sociedad tiene esa base de referencia lógica que habla de que el ser humano puede lograr una mayor seguridad y posibilidades de supervivencia si colabora y conecta con el resto de sociedad. Sin embargo, estas mismas personas desde sus actitudes, no quieren ser conscientes que del mismo modo que la sociedad colabora para la preservación de una familia, no se suele hacer lo mismo con el individuo.

En demasiadas ocasiones, cada una/o de nosotras/os, observamos como esta manipulación se ha convertido en "el pan de cada día" de la sociedad que vivimos y ninguna persona se libra de haberla ejercido o padecido a lo largo de su vida.

¿Yo padeciendo una manipulación emocional?

¿Yo ejerciendo una manipulación emocional?

Así es, cada uno de nosotros hemos ejercido o padecido algún tipo de manipulación emocional en nuestra vida.

Como pruebas de ese padecimiento tenemos las secuencias de imágenes y mensajes que nos llegan a diario desde los medios de comunicación, desde el marketing de muchas multinacionales, ciertas palabras que hemos recibido por parte de compañeros de trabajo o actitudes y palabras que hemos padecido por parte de nuestros hijos, pueden servirnos como claros ejemplos de lo que estamos hablando.



De igual manera, también formamos parte de esa otra persona que ejerce como manipulador emocional, desde el hecho de querer influir lo máximo posible en las decisiones de los demás. Es más, hay quienes sólo llegan a desear que esa otra persona tome las decisiones que al manipulador le llega a interesar.
¿No creo que yo haya sido un manipulador/a de nadie?

Déjame realizarte una sencilla pregunta, ¿en alguna ocasión has utilizado alguna de las siguientes frases?

-      "Haz lo que quieras".
-      "Si no lo haces yo tampoco".
-      "No me pasa nada".
-      "Lo que yo hice por ti y así me lo agradeces".
-      "Sin ti no soy nada".

Todas estas frases te han servido para, desde esa manipulación emocional de la que hablamos, hallas hecho que la otra persona se sienta culpable por algo que solo te ha podido interesar a ti.

Los seres humanos no tenemos en cuenta el poder que tienen las palabras que salen de nosotros, llegan a ser tan fuertes que no sólo son capaces de hacer herir a otra persona cuando las decimos, sino que además pueden quedarse para siempre, como un sentimiento, en el corazón y el alma de los demás, creando desde esa manipulación inseguridades y llegando a romper relaciones.

Sabemos que todos los seres somos autosuficientes, con grandes capacidades y cualidades cada una/o de nosotras/os, que necesitamos escuchar y ser escuchados por los demás. Tenemos que saber que la manera que tenemos de actuar desde la palabra primero y mas tarde con nuestro lenguaje corporal, definirá nuestro futuro y si herimos a la personas que hoy nos acompañan, al final se cansarán, nos evitarán y al final lograremos que se alejen definitivamente de nosotras/os.

No es cuestión de mentir o conformarte, y si de saber que cada una/o de nosotras/os somos los auténticos responsables de lo que decimos y de como lo hacemos.

¿Te fastidia que te estén manipulando?

¿Por qué te fastidia?

¿Cuánto sientes que estás siendo manipulada/o?

Deja de manipular, permítete que no te manipulen. Todas/os saldremos ganando en nuestra vida. Reflexiona sobre lo que acabas de leer y si aún no lo tienes claro pregúntate una vez más ¿Y ahora qué?

Adolfo López García

Coach&Trainer Personal y Educativo

martes, 24 de marzo de 2015

Tu Pasión, ¿Su Pasión?

Se acerca la Semana Santa. En España la Semana Santa es preciosa en cualquier cuidad y especialmente en Andalucía. Semana de Pasión en la que las ciudades se visten de cuaresma, los colores morados, blancos y negros, sobretodo, inundan las calles. 

Los pasos se engalanan con los colores de Semana Santa llevados a hombros por los costaleros que, practicando casi todo el año, están deseando acompañarlo en todo el recorrido sin importar el peso que tengan que soportar sus hombros ni las horas que tengan que llevar el peso del trono, y el olor a incienso inunda la ciudad desde el Domingo de Ramos.  

Desde la Pollinica, la Última Cena, pasando por el Prendimiento, el Vía Crúcis, el Sepulcro, Las Dolorosas se cubren de negro, y Cristo sale a la calle rememorando cada paso en su camino hacia el Calvario, monte donde lo clavarían en una cruz de madera hasta su muerte.

¿Te has parado a pensar qué es la Semana Santa?

¿Cómo vas a vivir esta Semana Santa?



Semana de Pasión. Semana que nos recuerda el Amor que Dios tiene hacia nosotros, sus hijos. Es una declaración de amor de Él hacia nosotros.

Y…¿Hacia dónde miras tú?

¿Hacia dónde está orientado tu corazón?

Nos da lo más grande que tiene, su hijo y además se somete a toda clase de barbaridades y aberraciones por nosotros, para nuestra salvación.  ¿No es eso una muestra de amor inconmensurable?

Y sin embargo, ¿Qué soy yo capaz de hacer por Él?

Lo maltrataron, en todos los aspectos. Lo ultrajaron, lo ridiculizaron, y en vez de castigarnos, de olvidarnos, Él perdona, como un Padre perdona a un hijo a pesar de hacer lo peor que se puede hacer en esta vida que es faltar a  la caridad, y Él…. Por nosotros….. darnos su amor incondicional!!

Su vida centrada en todos y cada uno de nosotros…. En mi…. Y yo…. ¿en qué pongo mi atención… en Él? … ¿En mi….?

¿Por quién o por qué me ocupo?

¿A quien miro cuando sufro?

Cierro los ojos y pienso en “Semana Santa” y se me viene a la mente La cruz de Cristo.  Esos dos trozos de madera donde lo clavaron.  Algo que da escalofríos y al mismo tiempo algo de donde se desprende un amor sin límites.

Cuando regalamos una cruz a alguien es porque en esa forma de martirio existe el amor más grande del mundo.




¿Cómo vas a vivir esta Semana Santa?

Ana Carrillo
Coach Personal & Religioso Católico

lunes, 16 de marzo de 2015

Los Equilibrios de la Vida

En estos momentos mi vida es como ir en un triciclo cuya rueda delantera está a punto de reventar por el exceso de presión, mientras que la rueda trasera izquierda apenas tiene aire y la trasera derecha está rodando sobre la llanta, retorciéndose peligrosamente y a punto de salirse del eje.

La rueda delantera es mi trabajo, que guía mi vida por completo, al menos guiaba mi vida hace algún tiempo, ocupa la mayor parte de mi tiempo y absorbe casi todas mis energías. Y la rueda trasera derecha soy yo misma; me estoy agotando, a fuerza de arrinconar mis propios deseos y necesidades.

Estos tres campos de mi vida, como el tuyo, el de mi vecina y/o el de mis hermanas, trabajo, relaciones y yo misma están estrechamente ligados entre sí. El déficit en una de estas áreas influye negativamente en los otros dos, si las tres ruedas no llevan la misma presión…..PIERDO EL EQUILIBRIO

Tú no eres diferente, para evitar que esto nos suceda tenemos que prestar atención a nuestras necesidades. Haciéndolo recargamos nuestras baterías y conservamos y aumentamos nuestra vitalidad y alegría.

Cuanto más tengo en cuenta mis propios deseos y necesidades, tanto más puedo aportar cosas positivas a los demás. Esto funciona en las tres ruedas de mi triciclo……aunque últimamente he de confesar que lo he tenido aparcado en el garaje y así no funciona nada.

He decidido fabricar un triciclo nuevo, cambiando la rueda trabajo por la rueda Yo: voy a ser yo misma quien guíe y controle mi vida. Al hacerme el responsable del volante de mi vida automáticamente mejora el equilibrio entre mis relaciones personales y mi trabajo…..

!!!Que alivio!!! 

Ahora mi triciclo tiene las ruedas bien infladas y ha encontrado el equilibrio….ahora toca continuar llevando bien el manillar para que el camino que siga sea el que realmente me haga feliz.

La clave es darme más tiempo y más libertades. Tiempo para pensar, para recuperarme y si es necesario holgazanear. Tiempo para las cosas que me gustan y me compensan. Y libertad de movimiento para mantener el equilibrio óptimo.

Mi mecánico favorito se llama COACHING.

Mi taller Imago Coaching

Si quieres comenzar a hacer una revisión a tu triciclo….te acompañamos.

Utilizaremos las herramientas que tu necesites para hacer la puesta a punto y comenzar la marcha.


Ana Blasco Martínez

Coach Personal y Género

lunes, 9 de marzo de 2015

La Muerte



Si, ¿por qué no hablar de la muerte?

Tenía intención de seguir con el blog de la semana pasada para pasar por las tres acciones de que hablaba, ¿te acuerdas? Mejor te las recuerdo (si te acuerdas eres toda/o un lumbreras, aprovecha eso).

Las tres acciones son:

* Trabaja sobre ti.
* Trabaja sobre tus creencias.
* Ponte en acción.

Sobre las creencias, hablaré en el siguiente blog.

Esta semana, me sale hablar de la muerte, de todas formas, sabemos que nacemos y que un día vamos a morir, aunque a esto no nos queramos enfrentar.
En mi caso solo me enfrento cuando la muerte se apodera de una persona cercana a mí. Y esto es lo que me ha pasado esta semana, han fallecido dos chicos jóvenes, dejando su vida (en esta tierra) atrás, mujer e hijas. ¡En lo mejor de la vida! Esto lo escucho mucho, y es que se han quedado atrás muchas cosas que les hubiera encantado vivir, ver crecer a sus hijas, viajes, día a día con sus familias, risas con los amigos, ......

Si supieras que este año es el último de tu vida ¿A que te dedicarías?

Sabemos que nuestro tiempo es limitado, porque sabemos que nuestra vida aquí es finita, lo que no sabemos con exactitud es de cuanto tiempo disponemos cada uno de nosotros. Entonces, ¿por qué nos empeñamos en malgastarlo? Si, si, ¿haces lo que quieres hacer, con quien quieres y como quieres? No estoy diciendo que esté todo permitido, ni mucho menos, sino en que eres libre de decidir como vas a vivir tu tiempo, tu vida, y esa elección es solo tuya.

Te propongo un reto, ¿estás dispuesta/o? Ahí va: Cuándo estés haciendo algo y no te sientas bien, o no quieras o sientas que estás perdiendo el tiempo, di NO y haz aquello que te haga sentir todo lo contrario. (Me encantaría que compartieras conmigo como te has sentido)

¿Cuanto del tiempo de tu día a día es de la calidad que se merece tu vida?

Ayer, tras estar con Carmen, y preguntarle como estaba y como llevaba su duelo, si, si, ese duelo que hay que sentirlo, vivirlo y así superarlo (dejemos ya de engañarnos reprimiendo nuestras emociones, perder a tu marido con cuarenta y pocos años duele), le dije a mi marido: vamos a ver cariño, esto es muy simple, venimos a este mundo para vivir, si no vivimos simplemente nos morimos, y esto de todas formas, queramos o no, tarde o temprano, lo vamos a hacer.

Cuando hemos realizado la tarea que hemos venido a hacer en la Tierra, se nos permite abandonar nuestro cuerpo, que aprisiona nuestra alma al igual que el capullo de seda encierra a la futura mariposa.
Llegado el momento, podemos marcharnos y vernos libres del dolor, de los temores y preocupaciones; libres como una bellísima mariposa, y regresamos a nuestro hogar, a Dios".

De una carta a un niño enfermo de cáncer. De el libro La Rueda de La Vida de ELIZABETH KÜBLER-ROSS”.

¿A qué esperamos? 

Dios mío cuantas excusas estúpidas he reconocido que tengo, cuando las cosas vayan mejor haré tal cosa, cuando se pase esto haré tal otro, cuando mi hija sean mayor haré,..., cuando me hagan fija (bueno este es un chiste malo hoy en día), cuando me asciendan, cuando el negocio vaya bien, cuando consiga tal puesto o tal cosa, cuando, cuando, cuando,...... ¿Hasta cuando?

¿De verdad esto es tan complicado? O más bien, ha llegado un momento en que hemos perdido en rumbo. ¿Qué cuento nos están contando y además nos estamos creyendo? Sigo diciendo que la educación es un gran problema, pero de esto tampoco sigo hablando.

Nos agarramos a lo material como si esto nos fuese a hacer eternos, cuando ya sabemos todos que no, no nos vamos a llevar nada cuando nos vayamos a la tumba, y sin embargo, parece que teniendo, juntando, vamos a durar más y más y esto no es así. Vuelvo a aclararlo, no estoy diciendo en ningún momento que lo material y vivir de la mejor manera que puedas sea malo, todo lo contrario, es tu obligación, solo vas a vivir esta vida una vez así que hazlo de la mejor manera que esté a tu alcance, pero hazlo. Lo que estoy diciendo es que lo material no es lo que nos hace SER, sentir, vivir, en plenitud (conozco gente con poder adquisitivo que son unos auténticos amargados y gente feliz viviendo una vida plena con bastante menos, y al revés. Esto no es cuestión de dinero)

De verdad, con el corazón en la mano, ¿Qué es lo que te gustaría Ser, Hacer y Tener? Pero en este orden. No en el orden que nos han enseñado: tenemos, hacemos y somos. (la educación es un gran problema)

¿Cual es tu legado?

¿Como te gustaría que te recordasen?

¿Que quieres dejar a tus hijos?

¿Con quien quieres estar, que te gustaría hacer, con que vibras?

¿Que te gustaría que pusiera tu lápida?

Lo mismo ha llegado el momento de parar, pensar y actuar. Dejad atrás ese piloto automático que se apodera de nuestro día a día para Vivir cada día como si fuese el último de nuestras vidas.
Anoche leía con mi marido: cada noche cuando nos acostamos en como si muriéramos y cada día es la oportunidad de vivir de nuevo, aprovechemosla.


Debido a lo que la humanidad ha hecho, habrá terribles terremotos, inundaciones, erupciones volcánicas y otros desastres naturales jamás vistos. Debido a lo que la humanidad ha olvidado, habrá muchísimo sufrimiento. Lo sé. ¿De qué otro modo puede despertar la gente? ¿Qué otra manera hay de enseñar a respetar la naturaleza y la necesidad de espiritualidad?

No hay que tener miedo. En lugar de tener miedo, conozcámonos a nosotros mismos y consideremos la vida un desafío en el cual las decisiones más difíciles son las que más nos exigen, las que nos harán actuar con rectitud y nos aportarán las fuerzas y el conocimiento de El, el Ser Supremo. El mejor regalo que nos ha hecho Dios es el libre albedrío, la libertad. Las casualidades no existen; todo lo que nos ocurre en la vida ocurre por un motivo positivo.

"La única finalidad de la vida es crecer. La lección última es aprender a amar y a ser amados incondicionalmente. La mayor felicidad consiste en ayudar a los demás”

De el libro La Rueda de La Vida de ELIZABETH KÜBLER-ROSS”

¿No me crees?, cuando ayudas a alguien ¿como te sientes? Cuando realmente te sientes totalmente satisfecha, ¿que has hecho?.

Todas las personas procedemos de la misma fuente y regresamos a esa misma fuente".

Todos hemos de aprender a amar y a ser amados incondicionalmente.

Todas las penurias que se sufren en la vida, todas las tribulaciones y pesadillas, todas las cosas que podríamos considerar castigos de Dios, son en realidad regalos. Son la oportunidad para crecer, que es la única finalidad de la vida.

No se puede sanar al mundo sin sanarse primero a sí mismo.

Debemos vivir hasta morir.

Es importante que hagamos solamente aquello que nos gusta hacer. Podemos ser pobres, podemos pasar hambre, podemos vivir en una casa destartalada, pero vamos a vivir plenamente. Y al final de nuestros días vamos a bendecir nuestra vida porque hemos hecho lo que vinimos a hacer.

La lección más difícil de aprender es el amor incondicional.

Morir no es algo que haya que temer; puede ser la experiencia más maravillosa de la vida. Todo depende de cómo hemos vivido.

"La muerte es sólo una transición de esta vida a otra existencia en la cual ya no hay dolor ni angustias.

Todo es soportable cuando hay amor.

Mi deseo es que usted trate de dar más amor a más personas".

Lo único que vive eternamente es el amor”. De el libro La Rueda de La Vida de ELIZABETH KÜBLER-ROSS”


No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy: una sonrisa alegra el día a cualquiera, un te quiero, un abrazo, unas gracias, ...... Vive.

Te propongo algo, nosotros lo hacemos en casa y es divertido, cada noche durante la cena, cada uno de nosotros dice tres logros que ha conseguido en el día. Además de subirte la autoestima, planeas lo que quieres conseguir y sobre todo, tienes aún más motivos para dar las gracias por la vida. Si haces un listado, te aseguro que necesitarás un folio tamaño A3 para dar gracias por todo lo que tienes, familia, amigos, casa, coche, trabajo, comodidades, ropa, donde vives, ...................

El mejor regalo que tenemos cada día es la Vida, deja de dramatizar y aprovéchala. VIVE

Isabel Misas Gonzalez 
Coach personal, equipos y valores